Cerámica asurini

Cerámica Asurini: una técnica que se aprende desde los 5 años

El Amazonas, tierra de complejos ecosistemas, riqueza de recursos y tradiciones ancestrales, ofrece una producción de cerámicas que se remonta a 9000 años de antigüedad. Durante siglos, miles de artesanos crearon objetos útiles para la vida cotidiana de su comunidad y transmitieron sus saberes a las nuevas generaciones. Sus cuencos y jarras, delicados como porcelana, eran pacientemente construidos a partir de rollos de arcilla y luego sometidos a un templado orgánico. Entre estos objetos, se destaca la cerámica asurini.

Los Asurini do Xingo mantienen viva la llama de sus antepasados. Portadoras de antiguos saberes, las mujeres Asurini producen objetos cerámicos que destacan por su cuidada técnica y por su belleza. Usualmente decorados con patrones que reflejan su percepción de la naturaleza, como el zigzag de una anaconda o el caparazón de una tortuga, su significado social excede las consideraciones de estética y de utilidad. La actividad cerámica es una parte central del patrimonio personal de una mujer y le otorga reconocimiento social.

El aprendizaje de la cerámica asurini

Desde muy pequeñas, a la edad de 5 años, las mujeres del pueblo Asurini son entrenadas en el arte de la cerámica. Sólo con décadas de aprendizaje, alrededor de los 50 años de edad, suelen lograr un acabado dominio de la técnica. Como resultado de esta especialización de la producción, la técnica asurini logra un asombroso grado de estandarización, lo que le otorga un valor especial en la producción de artesanías en cerámica.

La enseñanza y aprendizaje de la técnica requiere la observación y el ejercicio práctico y repetitivo de la creación de objetos cerámicos. Las artesanas experimentadas enseñan a las niñas asurini mediante exposiciones y demostraciones de los procedimientos técnicos y los resultados que deben ser obtenidos en cada etapa de la producción. Las pequeñas inician con tareas sencillas, como la pintura de vasijas en miniatura fabricadas por las mujeres más grandes con propósito didáctico.

Con el tiempo, las aprendices logran dominar los rigurosos cánones de proporcionalidad en la morfología de la cerámica asurini. En la medida en que adquieren conocimientos técnicos específicos, también ganan familiaridad con la nomenclatura y la funcionalidad de los distintos objetos y comienzan a desarrollar sus propias herramientas de trabajo. El periodo de aprendizaje culmina en la adultez y, si la mujer deja su hogar luego de haberse casado, es usual que termine su entrenamiento con las mujeres del grupo familiar de su marido.

En la actualidad, debido a la demanda creciente de este tipo de cerámica en el mercado, las mujeres artesanas asurini producen un volumen cada vez mayor de objetos a más temprana edad, lo que, sin duda, promueve el acceso de un mayor número de personas a una tradición única.

La técnica de la cerámica asurini

La cerámica asurini adquiere diferentes formas dependiendo de su funcionalidad. También puede ser decorada con motivos que reflejan la cosmología de su pueblo. Cada vasija es desarrollada tomando en cuenta forma, tratamiento de superficie y uso. Además, de manera similar a las características de otros tipos de artesanías, mantener un criterio estético es un requisito. La forma, el suavizado, el quemado y la pintura deben ser realizados de manera bella.

La técnica de la cerámica asurini implica una secuencia de operaciones similar a la encontrada en otros procesos de fabricación de cerámica.

Selección de materia prima

En cada asentamiento, mujeres y hombres se preocupan por encontrar buenos sitios para la extracción de arcilla. En general, suelen elegir fuentes cercanas.

Los criterios para determinar si la arcilla es buena se relacionan con encontrar un color adecuado, que se asemeje al de objetos ya fabricados, la escasa pegajosidad, la suavidad, la firmeza en la fabricación, la resistencia a la acción. Cada vez que se encuentra una fuente de arcilla, los asurini experimentan con ella para estudiar sus cualidades.

Preparación de la materia prima

Este proceso es muy sencillo y consiste en un aplastamiento o amasado de la arcilla. Primeramente, se la golpea con un palo y luego se utilizan los dedos para remover las impurezas de la arcilla que no puede estar contaminada por ningún elemento ajeno. La actividad de preparación de la materia prima se repite hasta que se haya alcanzado la cantidad necesaria para comenzar la fabricación.

Fabricación del recipiente

Para dar forma al recipiente se utiliza una técnica de enrollado. Los rollos de arcilla son amasados con las manos y luegos encimados para ir generando el tipo de recipiente deseado. De un lado y del otro, las artesanas van trabajando sobre las uniones y alisando las superficies. Luego, usan una herramientas construida con calabaza para hacer un suavizado.

Secado

Una vez que el recipiente ha alcanzado su forma definitiva, se lo deja secar a la sombra. El tiempo de secado dependerá de la estación del año, las condiciones meteorológicas y del tamaño del objeto fabricado. Este proceso se realiza dentro del hogar o en sus adyacencias.

El secado, al causar una retracción en la arcilla, puede originar pequeños quiebres que luego serán reparados mediante la aplicación de más arcilla. Luego de unos días secándose, el recipiente es colocado cerca del fuego o sobre carbones para ser ennegrecido por la acumulación de hollín.

Quemado

Este es el proceso más crítico de toda la secuencia, ya que los recipientes pueden romperse y todo el trabajo previo sería en vano. En general, se eligen lugares apartados para hacer la fogata en que se quemarán los recipientes y se considera que se ha tenido éxito cuando no quedan marcas de carbonización sobre las superficies. Si aparecen manchas, se considera que el quemado no se realizó de manera bella. No toda la cerámica asurini pasa por un quemado.

Terminación de superficies

La terminación de superficies incluye la pintura y la aplicación de dos tipos de resina: jutaika y titiva.

Los recipientes que van al fuego no son pintados. En cambio, reciben una aplicación de titiva en sus superficies interiores y exteriores.

Los recipientes que no van al fuego son pintados en el exterior. Las superficies externas reciben una aplicación de jutaika y las internas, de titiva.

La pintura comienza con la preparación de pigmentos minerales rojos, amarillos y negros. Los minerales son traídos por los hombres en sus incursiones por los alrededores, quienes los encuentran aleatoriamente en el suelo o en depósitos específicos. Las mujeres frotan estos minerales sobre una piedra y luego agregan agua para finalizar la preparación. El amarillo sirve de base para pintar los motivos con los otros dos colores.

Da reproducir al siguiente video para apreciar en detalle el proceso de creación de la cerámica asurini.

En este otro video, podrás ver una animación que relaciona los patrones pintados en la cerámica asurini con sus correspondientes formas en el reino animal.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Opiniones integradas
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría leer tu comentario.x
()
x